Qué somosServicios proyectos participa BlogTienda

NO SOMOS RICOS, VE NUESTROS PIES. [PROYECTO Ñ™ [VAGONEROS METRO DF] [SUBVERSION.SEMIOTICA.TODOS.ICONOS.LINEA2]



[Texto integro reproducido de
un panfleto ofrecido por niños vagoneros
indígenas en el Metro de la
Ciudad de México]

A TODO EL  PUEBLO MEXICANO.

LES DECIMOS COMO INDÍGENAS QUE

EN LA SIERRA NORTE DE PUEBLA,
EN VERDAD VIVÍMOS EN UNA
VERDADERA POBREZA.

NO QUEREMOS  MOLESTARLOS CON
NUESTRA PRESENCIA EN LA CIUDAD,
PERO SOMOS EL RESULTADO DE UNA
HISTORIA QUE UN GOBIERNO NOS
ESCLAVIZÓ DURANTE QUINIENTOS
AÑOS.

NO HABLAMOS EL CASTELLANO COMO
USTEDES, NI PENSAMOS COMO
USTEDES, NO TENEMOS ESTUDIOS,
PERO TENEMOS EL DERECHO COMO
CADA MEXICANO, DE VIVIR Y NO SER
DISCRIMINADO

GRACIAS AL CAMPO COMEN TODOS
LOS CAPITALINOS, PERO NOSOTROS
NO.

ESTO QUE ESTÁ USTED LEYENDO
NOS LO ESCRIBIERON PARA QUE NOS
BRINDARAN SU AYUDA.

GRACIAS POR LEER ESTE PANFLETO

NO SOMOS RICOS
VE NUESTROS PIES.

Link Foto Aquí.


Ayer me abrazó un ángel. Viajábamos bajo la tierra-piel de la ciudad de México, haciendo nuestro trabajo, retrospeccionando la ciudad, retroalimentando los sueños, trabajando por el avance del Transporte Onírico Mundial™cuando en aquel preciso instante, me abrazó un ángel, un ángel con muletas. Un vagonero; uno de esos miles de personajes que venden y vocean con peculiar y autentico estilo personal, cientos de productos en las entrañas de los vagones del subte. El ángel, estaba ahí. Simplemente. Observando atentamente mi trabajo, mientras terminaba de colocar un panel indicador en el interior del vagón M-0625, de la línea azul del gusano naranja.



Horas antes habíamos comenzado a subvertir los indicadores-icono exteriores de las 24 estaciones que forman la línea dos entre Tasqueña y Cuatro Caminos. Un icono por estación, sutil, camuflado, y muy probablemente efímero. Tasqueña; once y once de la mañana de un sábado tranquilo. El proyecto Ñ™, estaba en la bolsa del operario Ñ™, la Operaria Ö™ miraba a todo y a todos con ojos atentos e inquietos. Ambos se iniciaban en la subversión señalética, y aguardaban entre divertidos y nerviosos a que llegara el momento de la verdad, el momento en el cual, el vinilo queda pegado en el indicador por primera vez, y el efecto gráfico sucede. El momento en el cual se abre una puerta delante de tus ojos, una puerta hacia otra realidad que en ese lugar y tiempo concreto, nadie ve excepto uno mísmo. Ahí, se suceden como en un cóctel molotov listo para ser lanzado, la adrenalina, el temor, la tensión, la risa, el miedo, pero sobretodo el saberse realizando un trabajo como operarios, ya no del capital, de una fábrica, de una empresa, sino de la de la ensoñación, de la realidad paralela, de la hiperrealidad; márgenes de espacio-tiempo imposibles de mercantilizar.



V™ y O™, ya duchos en el arte del registro documental, creadores audiovisuales, ingeniosos y resolutivos, pululan libres alrededor de la bola de luz y fuerza de los tres azules operarios. A™ se avienta la primera transformación en Tasqueña, como maestro de ceremonias oníricas. Ö™ y Ñ™ asisten, con la caja-silla que hay que comprar o rentar por unas horas en algún abarrotes o frutería. Me subo. Limpio la superficie con agua y jabón. Esta es una de las partes que más me gusta. Venimos y limpiamos. No se trata de ensuciar. De destruir. Nosotros construimos. Limpiamos y mejoramos el entorno físico además del onírico. ¡flis-flis! sobre la superficie; limpiar, limpiar, secar, secar. ¡flis-flis, sobre el vinilo ya despegado en parte que Ö™ me asiste con eficacia. Lo empiezo a despegar del todo; Mmmmmmmmmmmmmmmmmm que gusssssssto, lo echaba de menos... je, je.. ¡Espera!, -me grita Ñ™, ¡la foto del antes!, ¡Pucha!, amago para bajarme de la caja, pero veo a O™, diciéndome que todo está ok y que la foto ya está echa, ¡chido!, que bueno aventarse a estas batallas con buenos profesionales. Me giro de nuevo hacia el indicador con los pies sobre la caja, pego el vinilo, enderezo, le paso el limpia, le paso un trapo, y ¡feten!, queda, como diríamos en mi pueblo; ¡niquelada!, ¡de puta madre, tronco!. Ñ™, has echo un trabajo impecable ¡cabrón!. Recogemos el material, aparece un tren, nos metemos y sonreímos felices de medio lado. ¿Me aviento dos más y te lanzas? -Sale, -dice Ñ™, y luego Ö™¿Sale chula? -simón compa, me responde Ö™. Vientos. Cámara carnal.

Y así se sucedieron una de tras de otra, hasta cambiar las 24 estaciones. Enchinga, como si de verdad fuésemos trabajadores ligeramente aburridos, cansados y con ganas de acabar, pero con el corazón y el paliacate invisible de la conciencia ensoñadora bien apretado. Con tremendas ganas de gritar, de estallar en miles de pedazos. De hacer partícipes a los demás de nuestra felicidad momentanea.



Mi ángel me miró, como quien mira a alguien que se conoce de toda la vida. Después me amarró hacia el con insistencia, como queriendome dar un abrazo. Tanto magreo llegó a incomodarme, pensando que quizás era un ardid para robarme, yo soy muy inocente en ciertas ocasiones, y tengo un especial magnetismo para los locos, los tarados, los dementes, los desplazados y los marginados, para los cuales, la gran mayoría de las veces, no estoy en absoluto disponible ni preparado para conectar con ellos en modo alguno, pues soy un absoluto egoísta en determinados tramos de la realidad.

Pero en la hiperrealidad, como operario, siempre se amplían las señales de este tipo, y la palabra amable cobra todo su sentido. A uno les salen los sensores y los pone a practicar de una forma más consciente. Conecta con seres de luz. Lucecitas en el oscuro túnel. Lo demás fue como un resplandor, y una sensación de estar en el camino correcto sin tener ni maldita idea de en que dirección uno está yendo. Lo único que intentamos, es saber hacia donde no estamos viajando, ¿en que no dirección?, ¿En que no sentido?, ¿hacia que no lugar?. La afirmación de las cosas y el escape del no lenguaje, la dualidad del lenguaje que nos lleva siempre a un callejón con una única salida, son los culpables de que estemos atrapados en mundos unidireccionales, descritos de arriba abajo o de abajo arriba, sin ninguna otra posibilidad de elección, sin ningúna otra alternativa. El no viaje, a través del no tiempo, hacia el no lugar, son espacios que al igual que lo público, reivindicamos como nuestros.



Un instante después, el ángel con muletas, me preguntó -¿que están haciendo?  -estamos cambiando los iconos -respondí -¿para siempre? -me dijo -No lo sabemos compa. -Estaría bien que se quedaran para siempre, dijo el ángel -Si, estaría genial. Entonces me abrazó, y si no me abrazó porque llevaba muletas,  y es difícil abrazar en esas condiciones, fluyó de el una energía que me abrazó, y mirándome a los ojos, me dio las gracias, se despidió, y me dejó absolutamente anonadado, flasheado por su bondad, por su luz.

Sordos, ciegos, minusválidos, pobres, desheredados de sus tierras, indigenas (nos somos ricos, ve nuestros pies), desplazados, emigrantes dentro de su propio país, sin techo, vagamundos, trovadores, drogadictos, ancianos; hombres, mujeres y niños, todos ellos como caldo de cultivo del lumpen social; aquellos más castigados y más sumergidos en la miseria que el propio y ya maltrecho proletariado. Vagoneros explotados por las mafias y olvidados por las instituciones, ninguneádos por el animal público, olvidados de la mano de Dios, esté donde esté esa ilusión de cuatro palabras, al que seguramente la gran mayoría de ellos adoran y respetan, a la vera de nuestra veneradísima y amadísima Guadalupana, en la cual, aunque ateo, creo con ilusión, y de la que llevo siempre una imagen suya arrugada impresa en una tarjeta de telefonos que me encontré en uno de mis oníricos paseos. [“El sueño de la razón, produce monstruos” ] [F.Goya]

Todos ellos, fragmentos del espejo roto de nuestra brutal y violenta sociedad de consumo. A ellos dedicamos nuestra acción (Proyecto Ñ™), a los sin nadie, a los sin voz, a los que luchan por sobrevivir en este mundo animal, en esta jungla de asfalto. A ustedes, vagoneros y trabajadores incansables que luchan día a día bajo la piel de este alebrije mecánico y subterráneo. A ustedes, trabajadores del subsuelo chilango, que posiblemente nunca leerán este texto, luces en la oscuridad, ángeles del inframundo, gracias, los diositos les bendigan y les cuiden.

¡Luz y Fuerza!.

A™

From
Redretro.

TEXTO: Atico™
FOTOS: Operario V™ y O™

DISEÑO: Operario Ñ™y Operario A™


Ciudad de México
19 de Junio de 2010

SET FOTOS COMPLETO
TRANSFORMACIONES PROYECTO Ñ™
AQUÍ

SET FOTOS COMPLETO
ICONOS TRANSFORMACIONES
AQUÍ

SET FOTOS COMPLETO
OBJETO ORIGINALES
PARA DESARROLLO
GRÁFICO ICONOS
AQUÍ





[Texto integro reproducido de un panfleto ofrecido por
niños vagoneros indígenas en el Metro
de la Ciudad de México]

A TODO EL PUEBLO MEXICANO.

LES DECIMOS COMO INDÍGENAS QUE
EN LA SIERRA NORTE DE PUEBLA,
EN VERDAD VIVÍMOS EN UNA
VERDADERA POBREZA.

NO QUEREMOS  MOLESTARLOS CON
NUESTRA PRESENCIA EN LA CIUDAD,
PERO SOMOS EL RESULTADO DE UNA
HISTORIA QUE UN GOBIERNO NOS
ESCLAVIZÓ DURANTE QUINIENTOS
AÑOS.

NO HABLAMOS EL CASTELLANO COMO
USTEDES, NI PENSAMOS COMO
USTEDES, NO TENEMOS ESTUDIOS,
PERO TENEMOS EL DERECHO COMO
CADA MEXICANO, DE VIVIR Y NO SER
DISCRIMINADO

GRACIAS AL CAMPO COMEN TODOS
LOS CAPITALINOS, PERO NOSOTROS
NO.

ESTO QUE ESTÁ USTED LEYENDO
NOS LO ESCRIBIERON PARA QUE NOS
BRINDARAN SU AYUDA.

GRACIAS POR LEER ESTE PANFLETO

NO SOMOS RICOS
VE NUESTROS PIES.

Incio